El titulo de este post es el nombre de un poema de Mario Benedetti, el cual me recuerda que muchas veces a pesar de llegar a ser un buen amigo, una buena persona y muchas cosas mas, cuando uno no logra enamorar no es culpa de la otra persona no poder sentir el mismo sentimiento que uno siente hacia esta.¿Deberíamos odiar a la otra persona por el simple hecho de diferir con nosotros?, ¿Debemos seguir fomentando la amistad cuando estamos expuestos? nose se me ocurren mil y un preguntas ante este tipo de situaciones. Resulta que muchas veces antes de confesarle tus sentimientos a otra persona, uno puede tener pequeñas ideas de que la otra persona corresponda al mismo sentimiento. Pero no siempre esta uno en lo correcto. El amor en este sentido es como un juego y todos los jugadores, nos gusta jugar a ganar. Pero acaso sera black jack o poker; si fuera black jacak como saber que ya tenemos las cartas necesarias para ganar la partida o si ya nos excedimos y tenemos perdida la partida; en su caso el poker pues hasta donde apostar o retirarse o si nuestra mano es la correcta o simplemente tenemos una mano buena pero no es lo suficiente para ganar la partida. Son precisamente en estos momentos que maldices a Darwin y su teoría de especies y selección natural o porque no también a la genética por no brindarte los genes necesarios para ser un macha alfa. Pero en fin no nos queda de otra, mas que conformarnos con lo que somos y seguir con la esperanza de aquella frase tan gastada; Que nos dice que nunca falta un roto para un descosido o en algunos casos hasta remendado.

Bueno esto es lo que suele ocasionarme Benedetti con su poema, les anexo una mezcla de este poema con una canción de Gerardo Pablo y Carlos Carreira, El hicieron los de Canto a lo poeta un canal de Youtube el cual espero sea de su agrado.

 

 

Anuncios